Duro Golpe le da Colombia a las FARC, Matando al Numero 2 e Ideologo de las FARC

•March 3, 2008 • Leave a Comment

reyes29.jpg 

Mediante un operativo militar, con tremenda ayuda de inteligencia, el gobierno colombiano le dio muerte a Raul Reyes, el numero 2 de las FARC e ideologo, no hay un Knockout, pero las FARC estan duramente golpeadas, y demuestra la incapacidad de su sistema de contra-inteligencia.

Aqui las fotos

imagen-3981887-2.jpg

imagen-3981889-2.jpg

imagen-3981890-2.jpg

Las fuentes militares de Colombia revelan que el punto clave para el exito de la operacion fue una llamada satelital que Reyes realizo, con telefonos satelitales que la DEA logro infiltar a las FARC.

Las mismas FARC compraron en tiendas en Miami telf satelitales, sin saber que la DEA, les estaba montando un operativo de Inteligencia, los Telfs eran usados para coordinar cambio de cocaina por armas, y todo lo estaban monitoriando el Gobierno de Uribe y la DEA.

tel_movil.gifdea.jpg

Por supuesto que las reacciones de los cachorros del imperio del mal, estan a la orden del dia, y ya Chavez tiene a Sur America al borde de una guerra, ordenando movilizacion de tanques a la frontera con Colombia.

tan02.jpg

Advertisements

¿Que va a pasar en Cuba tras la retirada de Fidel Castro? por Ana Julia Jatar

•February 20, 2008 • Leave a Comment

fidel201.jpg 

Luego de casi cincuenta años, Fidel Castro decide dejar la presidencia de Cuba. En una carta escrita por él y publicada hoy en el diario Granma no deja espacio para dudas al insistir dos veces “no aspiraré ni aceptaré- repito- no aspiraré ni aceptaré, el cargo de Presidente del Consejo de Estado y Comandante en Jefe“. Es decir, Fidel Castro se retira voluntariamente, porque así lo desea. Esto es quizás una de las grandes sorpresas de la historia. Fidel Castro no deja la presidencia porque lo mataron o porque el embargo norteamericano funcionó o por una invasión o porque simplemente dejó de respirar, no, se va por que así lo decidió y según sus propias condiciones. Por ello no debemos esperar ningún cambio dramático. Lo que pueda pasar en Cuba en el futuro, no es producto de la “renuncia” de Fidel sino de fuerzas subterráneas que sólo podrán tornarse en efectivos movimientos transformadores a medida que éste salga del escenario. Su hermano Raúl tiene años esperando este momento y ha colocado fichas importantes en el gobierno para impulsar dichos cambios. Hay que ver cómo juega su mano en los próximos meses.

¿Cuáles son esas fuerzas subterráneas y cómo puedan activarse? El origen y la naturaleza de las fuerzas reformistas actuales en Cuba tienen su comienzo en la discusión que se inició en el momento de mayor peligro enfrentado por el régimen de Castro: la caída de la Unión Soviética. Desde entonces se inicia un debate en Cuba sobre el tipo de socialismo que debe construirse –su versión del Socialismo del Siglo XXI-el cual no ha cesado hasta el día de hoy. Recordemos que luego de la caída del muro de Berlín la economía cubana se redujo casi a la mitad y las relaciones comerciales con el bloque soviético dejaron de existir -literalmente- de la noche a la mañana. Cuba se paró y se apagó. Para Agosto de 1993 el país estaba al borde del caos, el calor era sofocante, no había electricidad ni transporte y la gente sacudió las calles en el llamado Habanazo: la primera protesta antigubernamental de la revolución. En el mercado negro en dólares, un kilo de arroz se vendía por el equivalente al salario de un mes, los alimentos repartidos por el sistema mensual de la tarjeta de racionamiento no alcanzaban ni para tres días. Las remesas en dólares –cuya tenencia en Cuba era penada con cárcel- provenientes de familiares en el exterior permitieron la proliferación de un mercado negro que era la vergüenza del gobierno. El descontento se acentuaba pues sólo los que tenían familias en Miami podían comer. Mientras la economía centralizada se desplomaba, surgía como mecanismo de supervivencia una pequeña economía informal a espaldas de toda institucionalidad. La Unión Soviética había colapsado porque el régimen habría perdido totalmente el control, Fidel sabía que lo mismo estaba a punto de pasarle a él y tenía que hacer algo.

Fue así -más llevados por circunstancias que por las convicciones- que se instrumentaron algunas tímidas reformas de mercado en Cuba. Los llamados “reformistas” hasta el día de hoy, venían insistiendo en ellas y finalmente a los “duros” –los conservadores del partido comunista entre ellos Fidel- no les quedó otra alternativa que ceder. Por ejemplo, Los reformistas han mantenido que la legalización de la pequeña y mediana empresa significaría un paso fundamental para lograr que la economía cubana crezca de manera sostenida. Argumentan que al hacerlo, los cubanos podrían aprovechar las remesas de los familiares en actividades de inversión –hoy sólo pueden dedicarlas al consumo- tal como lo habían hecho en China con las remesas que venían de Taiwán. Pero Fidel no es Deng Xiao Ping y echó por tierra toda posibilidad de una apertura similar a la China cuando afirmó que “Cuba no es China” y Miami tampoco es Taiwán. ¿Lo será Raúl Castro? Muchos dicen que si y que con ello se resolverán algunas de las contradicciones originadas con el aborto de las reformas a finales de los noventa.

Para algunos, al no continuar con la transición hacia una sociedad más libre, Cuba ha quedado atrapada entre lo peor del capitalismo y del comunismo. Lo cierto es que en los últimos quince años, desde que comenzaron las reformas, ese socialismo “distinto” ha generado inmensas contradicciones. Por ejemplo, el régimen no acepta la existencia de un sector privado cubano mientras la inversión privada extranjera se ha venido estimulando para conformar alianzas estratégicas con el Estado. Los cubanos no pueden invertir en su propio país mientras a los extranjeros se les abren las puertas.

La otra contradicción de este “nuevo socialismo” es que los que tienen acceso a los dólares -bien porque tienen familia en Miami o porque trabajan en sectores como el turístico- viven mucho mejor que los “leales” trabajadores del gobierno. Una empleada en un hotel puede ganar en un día de propinas en dólares, el sueldo de un médico de un mes. Aterrizar en estas desigualdades después de décadas de revolución socialista es un signo claro de fracaso para muchos. Estas contradicciones han generado gran frustración, descontento y deseos de cambio.

En este proceso el sector militar ha jugado un papel muy importante. Recordemos que al afianzarse el capitalismo de estado en Cuba se le dio un rol protagónico a lo más parecido a un gerente que tiene un sistema socialista: sus fuerzas armadas. A diferencia de Rusia, donde al terminar la Guerra Fría las fuerzas armadas se desmembraron, en Cuba, los militares, con Raúl Castro, a la cabeza, se dedicaron a ser empresarios y a transformar con principios capitalistas las ineficientes empresas públicas. Los militares han sido los primeros en aprender economía, finanzas, contabilidad y mercadeo. Comenzaron administrando el sector turístico y hoy manejan agencias de viajes, empresas de transporte, cadenas alimenticias para suplir hoteles, la industria del azúcar y la del tabaco. La exitosa alianza de los inversionistas extranjeros con los militares-empresarios simbolizan hoy las oportunidades que podrían abrirse en el futuro. Por ello no es extraño que para muchos cubanos este sea el camino a seguir. Por ejemplo, para Miriam Leiva, una de las fundadoras de “Las Damas de Blanco” las reformas económicas llevadas a cabo por las fuerzas armadas cubanas son “la mejor esperanza en el futuro inmediato”. Los reformistas como el Vicepresidente Carlos Lage podrían ser aliados naturales de Raúl Castro en seguir adelante con ellas hacia un modelo más parecido al chino.

En fin, en Cuba hay corrientes lo suficientemente fuertes como para impulsar un cambio hacia un sistema de mayores libertades económicas que estimulen luego demandas de apertura democrática. Desde un punto de vista meramente pragmático, para Raúl Castro -quien fuera Ministro de la Defensa por 47 años y ahora jefe del Estado cubano- al igual que los militares que lo siguen, esta salida podría ser la más conveniente. Mantendría el control político mientras promueve reformas que generen mayor crecimiento económico. Con ello lograría disminuir tanto las tensiones internas como la dependencia de Venezuela.

No olvidemos que Fidel ha repartido la herencia de su liderazgo entre dos: su hermano, a quien lo designa como cabeza del estado cubano y Hugo Chávez, a quien le ha cedido el manto revolucionario a nivel internacional. Difícilmente Raúl aceptaría el papel de protegido de la Revolución Bolivariana de Chávez tal como le ha tocado jugar a Evo Morales. Además de que no existe entre Raúl Castro y Chávez la relación de afecto que evidentemente comparten Fidel y Hugo, la derrota del pasado 2 diciembre sufrida por el presidente venezolano, impone horizontes mas cortos y menos ambiciosos a dicha relación.

Ahora bien, para la otra corriente, la de aquellos que se sienten cómodos en su situación actual y más bien rechazan el cambio, la ayuda de Chávez a Cuba -calculada por algunos en 2 mil millones de dólares al año- le funciona bien. Gracias a ella, el régimen totalitario Castrista sobrevive y le garantiza al gobierno el control político y el estatus quo. En este grupo además de Fidel y otros de su generación, se cuentan también los radicales más jóvenes o “talibanes” tales como el ministro Felipe Pérez Roque.

En todo este proceso, será clave la actitud que tome el próximo presidente de los Estados Unidos. Por el bien de las fuerzas progresistas y democráticas de Cuba, ojala que el mensaje sea de esperanza y diálogo, con propuestas concretas para levantar el absurdo embargo que tiene ya tanto años como la fallida revolución. De lo contrario, los “duros” seguirán controlando el escenario y a Raúl Castro no le quedará más remedio que abrazar a Chávez –mientras dure- aunque sea con un pañuelo en la nariz.

El Heredero

•February 20, 2008 • Leave a Comment

ra.jpg

El heredero aparente de Fidel Castro, su hermano menor, Raúl Castro, es visto por muchos como un hombre de línea dura y gran organizador que convirtió a las fuerzas armadas de la isla en una de las mejores máquinas de guerra del mundo y posteriormente en el motor económico del país.

 El ministro de las Fuerzas Armadas mostró nuevamente su liderazgo cuando Fidel Castro, enfermo, cedió el poder temporalmente en julio del 2006, guiando al país con éxito en una sucesión arriesgada y adoptando un puñado de cambios con el fin de aliviar los muchos problemas económicos del país.

Antes de asumir el poder, Raúl Castro era visto con miedo y esperanza a la vez. Se esperaba que fuese más duro que su hermano en los campos políticos y de seguridad, pero más pragmático en temas económicos y más dado que su hermano a mejorar las relaciones con Washington.

Como guardián temporal de la revolución, Raúl Castro cumplió ambas expectativas en diferentes grados. El estricto régimen político se mantuvo y mantuvo la continuidad y la estabilidad.

Y aunque no tomó medidas radicales para abrir la economía a las fuerzas del mercado, hubo medidas sutiles de que pudiera encaminar al país por la vía de China o Vietnam, donde el capitalismo y el comunismo coexisten.

”Hasta el momento Raúl ha sido efectivo y ha mostrado confianza en su nuevo papel”, dijo Brian Latell, ex analista de la CIA especializado en Cuba, en una evaluación publicada el verano pasado en The Washington Quarterly.

”Aunque mantiene el implacable control político de Fidel, se sabe que Raúl admira las reformas económicas de China y Vietnam”, agregó.

Raúl Castro y los otros sucesores hubieran implementado reformas económicas más rápido si Fidel no hubiera vivido tanto tiempo, agregó Latell en una entrevista telefónica con The Miami Herald el año pasado, antes del anuncio de ayer de que Fidel Castro no se postulará a la reelección.

Lissette Bustamante, antigua reportera de televisión cubana que cubrió a Raúl Castro antes de huir del país en los años 90, concuerda con la evaluación de Latell. ”Raúl puede estar en una posición de iniciar cambios graduales para mejorar las relaciones con el mundo, principalmente con Estados Unidos”, dijo Bustamante, que ahora vive en Miami. “Las cosas están cambiando en Cuba, pero en silencio, lejos de la opinión pública”

Pero hay algo que ha resultado cierto: Raúl Castro, de 75 años –cinco años menor que su hermano–, ha gobernado en calidad de presidente interino sin el estilo y la ampulosidad de su hermano. Le falta la legendaria personalidad magnética con que Fidel Castro gobernó Cuba durante casi 50 años.

Ahora la presión cae completamente sobre sus hombros para mantener la revolución socialista, o verla desbaratarse.

”Lo que mantuvo a Fidel en el poder fue el carisma”, dijo Bernardo Benes, exiliado cubano que conoció a Raúl a principios de los años 50 cuando ambos jugaban en el equipo de fútbol de la Universidad de La Habana. “No cabe duda que Raúl no tiene el carisma de su hermano. Tiene ora personalidad”.

Virtualmente todos los que conocen a Raúl Castro dicen que su característica clave es la capacidad de organizar, que lo hace más flexible que el testarudo Fidel porque busca el consenso y comprende lo que es factible, y lo que no lo es.

Latell dijo en su libro After Fidel: The Inside Story of Castro’s Regime and Cuba’s Next Leader, del 2005, que Fidel probablemente no se hubiera mantenido en el poder si no hubiera sido por Raúl.

”Me di cuenta que Raúl era el único aliado verdaderamente indispensable de su hermano y que su brillante dirección de las fuerzas armadas aseguró la revolución”, escribió Latell.

Después del triunfo de la revolución en 1959, Raúl Castro visitó la Unión Soviética y convirtió a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) en una poderosa maquinaria militar que combatió con eficiencia en Angola y Etiopía. Y cuando el fin de los subsidios soviéticos debilitó significativamente esa fuerza a principios de los años 90, la convirtió en un motor económico, que dirige hoteles, empresas de importación y exportación y ahora controla aproximadamente el 80 por ciento de la economía de la isla.

Los analistas de la cúpula cubana concluyen que, en tiempos de crisis, Fidel Castro siempre echó mano a su hermano para tomar las decisiones duras que aseguraron la supervivencia de la revolución.

”Ese papel le va perfectamente a Raúl porque es mucho más disciplinado que Fidel. [Raúl Castro] tiene una personalidad autoritaria”, dijo Antonio Jorge, profesor de Economía y Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional de la Florida.

Un análisis interesante de la personalidad de Raúl Castro provino de Markus Wolf, el legendario jefe de la Stasi, el aparato de inteligencia de Alemania Oriental, en su autobiografía Man Without a Face [Hombre sin rostro], de 1997.

”Percibí en Raúl . . . [un hombre] firme, bien educado y [con dotes de] estadista”, escribió” Wolf. ‘A diferencia de sus colegas más emocionales, [Raúl Castro] tiene una visión más fría y estratégica de la situación de Cuba. Fue el único que se presentó a tiempo a las citas, algo muy poco común entre los cubanos. Sus amigos bromeaban sobre su puntualidad y lo llamaban ‘El Prusiano’ ”.

Pero Raúl Castro, que en una ocasión se refirió a sí mismo como ”Raúl el Terrible”, también puede ser un hombre frío y asesino.

Pocos días después del derrocamiento de Fulgencio Batista del poder en enero de 1959, mientras Fidel Castro disfrutaba de la adoración de las multitudes, tropas al mando de Raúl en la provincia de Oriente ejecutaron sumariamente a 100 seguidores de Batista.

Armando Lago, un economista exiliado cubano que se ha dedicado a compilar una lista de todas las personas asesinadas en nombre de la revolución, dice que como gobernador de la provincia de Oriente Raúl Castro fue personalmente responsable de 550 ejecuciones sólo en 1959, aproximadamente 100 de ellas sin juicio.

Benes recordó su último encuentro con Raúl Castro, en la ciudad de Santiago de Cuba, en 1960, pocos días antes que Benes huyera a Miami. ‘Me dijo: `Hay gente conspirando aquí, y estamos. . .’ No terminó la frase, pero cerró el puño y lo torció, como cuando se mata a alguien”, dijo Benes.

Fue también Raúl Castro el que ordenó el arresto del general Arnaldo Ochoa, uno de los generales más condecorados y queridos, aparentemente por órdenes de Fidel castro, quien sospechaba que Ochoa no le era leal. El general fue ejecutado en 1989 después de ser hallado culpable de narcotráfico en un juicio televisado.

”Arnaldo Ochoa era probablemente el mejor amigo de Raúl”, escribió Latell. “La víspera de la ejecución . . . Raúl admitió que había flaqueado y dijo que había llorado en su oficina en el Ministerio mientras pensaba en el destino de su amigo y su familia.

Raúl Castro también ha sido vinculado con el narcotráfico. En 1993 The Miami Herald reportó que fiscales federales en Miami preparaban un encausamiento que acusaba a Raúl Castro y a otros 14 altos funcionarios cubano de confabularse durante 10 años para contrabandear cocaína colombiana a Estados Unidos a través de las aguas territoriales cubanas. El encausamiento nunca se presenté a un jurado de instrucción.

Y en el 2006 un alto oficial de inteligencia del ejecutado dictador rumano Nicolae Ceausescu alegó en un artículo de National Review que cuando Ceausescu visitó La Habana en 1972 Fidel y Raúl Castro discutieron con el gobernante cubano “un negocio bilateral de drogas”.

‘ `Las drogas pueden hacerle más daño al imperialismo que las armas nucleares’, dijo Fidel. ‘Las drogas erosionarán al capitalismo desde dentro’, concordó Raúl. Nunca escuché pronunciar la palabra dinero, pero ya estaba administrando el dinero que Rumania ganaba de sus actividades en el narcotráfico”.

Un antiguo asistente de la familia de Raúl Castro que ahora vive en Miami dijo que su antiguo jefe tiene más de un rostro. ”No es el monstruo frío que muchas personas piensan”, le dijo a The Miami Herald.

A Raúl Castro le gusta fiestar y disfruta de hacer chistes y escucharlos con sus amigos, es amistoso con los empleados y asistentes y mucho mejor que Fidel Castro para ocuparse de la familia, dijo el antiguo asistente. Mientras Fidel Castro no asistió al funeral de su madre, Raúl Castro era el que consolaba al resto de la familia. Rara vez se le olvida un cumpleaños.

El libro de Latell incluye las antiguas alegaciones de que Fidel y Raúl Castro son medios hermanos porque el padre biológico de Raúl Castro posiblemente era el jefe de la Guardia Rural de Birán, el poblado en la provincia de Oriente donde el patriarca de la familia, Angel Castro, tenía una finca grande.

De adulto, Raúl adquirió la reputación de darse a la bebida cuando tenía desacuerdos con Fidel. Pero un alto asistente de Raúl Castro que desertó a principios de los años 90 dijo que sólo sabía que Raúl sufría de diverticulitis, la misma enfermedad que se piensa que provocó la crisis de salud que obligó a Fidel a dejar el poder en el 2006.

Raúl Castro se casó a principios de 1959 con Vilma Espín, guerrillera, posteriormente presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas y primera dama en funciones en las actividades oficiales. Espín murió el 18 de junio del 2007.

La pareja tuvo cuatro hijos –Deborah, Mariela, Nilsa y Alejandro– y varios nietos. Mariela Castro es una conocida activista de los derechos de los homosexuales y en ocasiones pareció asumir el papel de portavoz familiar durante la convalescencia de Fidel Castro.

Como ministro de las Fuerzas Armadas, Raúl se ha mantenido al mismo nivel de su hermano mayor –y a veces medio paso adelante– en virtualmente todo lo acontecido en la historia de la revolución.

Fue el primero de los dos que estudió el dogma comunista y el primero en viajar a la Europa comunista.

Pero el historiador británico Hugh Thomas, en su libro de 1971 The Pursuit of Freedom [En busca de la libertad], escribió que aunque muchos consideren a Raúl Castro un ”extremista”, no es un comunista comprometido. ”No era un ortodoxo; siempre ha estado influenciado más por su hermano que por sus amigos”, escribió Thomas.

Fidel Castro nombró a Raúl sucesor poco después del triunfo de la revolución en 1959, pero la decisión no se conoció ampliamente hasta 1985 en una entrevista con la revista Playboy.

”Desde el comienzo de la revolución, desde el mismo primer año, y particularmente cuando comenzamos a darnos cuenta de que la CIA tenía planes de asesinarme”, le dijo Fidel Castro a Playboy, “sugerimos la nominación de otro compañero, Raúl Castro . . . quien tomaría de inmediato la dirección. En mi opinión, el compañero escogido es el más capaz, no porque sea mi hermano, sino por su experiencia revolucionaria y sus méritos”.

Castro reiteró su decisión cuando cayó en cama en julio del 2006 debido a un sangramiento intestinal, dejando a Raúl Castro como primer secretario del partido, comandante en jefe de las fuerzas armadas y presidente de los consejos de Estado y de Ministros.

Una vez que Raúl Castro asumió el poder, se dedicó a atacar la larga lista de abrumadores problemas que enfrenta el país.

Los medios estatales cubanos de inmediato comenzaron a cubrir los problemas sociales y económicos de la isla, una señal que los expertos consideran fue la decisión de Raúl Castro de iniciar un debate público. En los primeros seis meses en el poder despidió a cuatro ministros y se informa que echó mano a un aliado para dirigir la única central obrera del país. En tres ocasiones Raúl Castro intentó un acercamiento con Washington.

En un esfuerzo por aumentar la producción de alimentos, Raúl Castro pagó la deuda del gobierno con los pequeños agricultores y aumentó los precios que los productores reciben por la leche y la carne. También hizo menos estrictas las normas de Aduanas, permitiendo la importación de productos como reproductores de DVD y piezas para automóviles, pero implementó nuevas leyes para combatir la corrupción que mantiene al país funcionando.

Sin embargo, estos cambios parecieron tentativos al principio, quizás limitados por la todavía abrumadora, aunque limitada presencia de Fidel Castro.

A diferencia de su hablador hermano, Raúl Castro no ofreció ni una sola entrevista de televisión en su primer año en el poder y sólo hizo declaraciones una vez a Granma, el diario oficial del partido.

”¿Cuándo Raúl va dejar ser un fidelista y convertirse en un raulista?”, preguntó Andy Gómez, investigador del Instituto de Estudios Cubanos de la Universidad de Miami. “¿Y a qué se parecerá el raulismo?”

Probablemente será más pragmático, menos conflictivo y más interesado en llegar a un acuerdo con Estados Unidos”, dijo Gómez.

”El pueblo cubano va a tener que comenzar a acostumbrarse a un tipo de líder completamente diferente”, dijo Lissette Bustamante, la periodista cubana exiliada. “Este hombre disfruta de pasar tiempo con su familia. No es la figura que hemos visto en los últimos 50 años”.

Se Fue Castro

•February 19, 2008 • Leave a Comment

11-modulo-castro_standalone_prod_affiliate_84.gif

Fidel Castro no regresará a la Presidencia de Cuba, según informó él mismo a través de una carta publicada en el diario oficial del partido comunista, el Granma de Cuba. La noticia se ha conocido apenas minutos después de las 3:00 (HLV), cuando las cadenas de noticias europeas comenzaron a reproducir la información originada en La Habana.

Castro gobernó ininterrumpidamente sobre Cuba desde 1959 hasta julio de 2006, cuando delegó temporalmente el poder en su hermano menor, Raúl, para someterse a una intervención quirúrgica delicada.

“Ni aspiro ni aceptaré el cargo de presidente del Concejo de Estado y Comandante en Jefe”, escribió en la carta.

Raúl Castro continuará como el presidente actuante de la nación, en tanto que la Asamblea Nacional espera la sesión del 24 de febrero en la que se designará formalmente a un sucesor.

fidel31ban.jpg

Renuncia Fidel Castro: El fin de una era

El Nuevo Herald

function PopupPic(sPicURL, sHeight, sWidth) { window.open( “/static/popup.html?”+sPicURL, “”, “resizable=1,HEIGHT=” +sHeight+ “,WIDTH=” +sWidth); }

A diferencia de otros dictadores vitalicios y líderes comunistas perpetuados durante la era moderna, Fidel Castro anunció en la madrugada de hoy que, por motivos de salud, renuncia a su puesto al frente de la nación cubana.

Aunque se trata de un retiro formal, sin cambios en las estructuras gubernamentales, se abre una nueva etapa histórica para Cuba.

”A mis entrañables compatriotas, que me hicieron el inmenso honor de elegirme en días recientes como miembro del Parlamento, en cuyo seno se deben adoptar acuerdos importantes para el destino de nuestra Revolución, les comunico que no aspiraré ni aceptaré –repito– no aspiraré ni aceptaré, el cargo de Presidente del Consejo de Estado y Comandante en Jefe”, escribió Castro en un mensaje publicado en la edición del diario Granma y reproducido por todos los medios oficiales cubanos.

El texto aparece firmado por el gobernante, con fecha del lunes a las 5:30 p.m., y fue colocado en la página digital de Granma poco antes de las 3 a.m de este martes.

Aunque en un artículo anterior el mandatario había adelantado que en su ”próxima reflexión” abordaría un tema de interés para muchos compatriotas, el anuncio tomó por sorpresa a los cubanos, que no podían salir de su asombro desde las primeras horas de la mañana.

Castro despejó así las especulaciones sobre su futuro político que rodeaban la constitución de la séptima legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamento), el próximo 24 de febrero.

”Traicionaría por tanto mi conciencia ocupar una responsabilidad que requiere movilidad y entrega total que no estoy en condiciones físicas de ofrecer. Lo explico sin dramatismo”, señaló el gobernante, que había cedido temporalmente el poder el 31 de julio del 2006 tras una compleja cirugía intestinal.

Castro, de 81 años, advirtió que el camino del país ”siempre será difícil y requerirá el esfuerzo inteligente de todos”, aunque adelantó que no se despedirá totalmente del escenario político.

‘No me despido de ustedes. Deseo sólo combatir como un soldado de las ideas. Seguiré escribiendo bajo el título `Reflexiones del compañero Fidel’. Será un arma más del arsenal con la cual se podrá contar. Tal vez mi voz se escuche. Seré cuidadoso”, concluye el mensaje.

Castro reconoció que a pesar de su precario estado de salud, tanto su hermano Raúl Castro como los demás integrantes de la élite del Partido Comunista (PCC) y el Estado cubano ”fueron renuentes” a considerarlo apartado de sus cargos.

Su ausencia de los escenarios públicos cumplía hoy 18 meses y 24 días, la mayor desde que llegó al poder el 1ro. de enero de 1959. En este período sólo ha sido visto en videos grabados y, desde el pasado 29 de marzo, su pensamiento ha llegado a la prensa mediante 77 artículos publicados en los medios oficiales bajo el rótulo de “Reflexiones del Comandante en Jefe”.

No está claro si el gobernante abandonará también sus responsabilidades como primer secretario del PCC, responsabilidad que ostenta desde la creación de esa entidad en 1965.

Curiosamente, el anuncio se produce casi en la misma fecha en que Castro asumiera hace 49 años el rol de primer ministro en el naciente gobierno revolucionario de Cuba, el 16 de febrero de 1959.

La decisión deja abierto el camino para que el gobernante interino Raúl Castro se convierta en presidente del Consejo de Estado, un cargo que mantuvo Fidel Castro desde su institución en 1976, aunque no se descarta una dirección colegiada que incluya al actual vicepresidente, Carlos Lage, al frente del Consejo de Ministros.

El pasado 20 de enero Castro fue elegido, con el 98.2 por ciento de votos, entre los 614 candidatos a los 614 escaños del parlamento cubano. Su hermano Raúl fue el parlamentario que –según las estadísticas del Consejo Nacional Electoral– recibió mayor respaldo popular, con el 99.4 por ciento.

La propuesta del mensaje de Castro apunta claramente a una sucesión en el poder: “Afortunadamente nuestro proceso cuenta todavía con cuadros de la vieja guardia, junto a otros que eran muy jóvenes cuando se inició la primera etapa de la Revolución”.

El anuncio de Castro acaparó desde las primeras horas del martes los titulares de la prensa mundial, y desató una avalancha de reacciones sobre el significado de su renuncia oficial para el futuro de la isla.

De visita oficial en Ruanda, el presidente estadounidense George W. Bush fue uno de los primeros el emitir un pronóstico sobre el retiro de Castro.

”Veo esto como un período de transición y podría ser el comienzo de la transición democrática para el pueblo de Cuba”, expresó Bush desde Kigali, la capital de Ruanda.

El mandatario estadounidense exhortó a la comunidad internacional a ”no privilegiar la estabilidad en detrimento de la democracia”, y sugirió que los primeros pasos de un cambio político real en la isla deberían ser la liberación de los presos políticos y la realización de “elecciones libres y justas”.

El presidente del Parlamento Europeo, Hans-Gert Poettering, manifestó su confianza en que “la renuncia de Castro traiga más libertad al pueblo cubano”.

”Ojalá haya una evolución democrática en Cuba”, afirmó el dirigente parlamentario.

Fuentes de la disidencia internas y expertos del tema cubano manifestaron su escepticismo sobre posibles cambios tras el alejamiento de Castro de su cargo.

”Pienso que ha hecho lo más sensato y puede que esté entrando un poco la razón y la lógica en el gobierno cubano, pero de todas maneras en año y medio sin Fidel no ha habido cambios y ahora no va a haber cambios tampoco”, comentó desde La Habana el disidente Vladimiro Roca, delegado de la coalición Todos Unidos.

Desde España, el periodista y ex prisionero político Raúl Rivero consideró que nada cambiará esencialmente en Cuba mientras Castro continúe vivo.

”Lo único que ha pasado es que [Castro] ha cambiado las chamarretas de Comandante en Jefe del uniforme verde olivo y se las ha puesto a la sudadera de Adidas con que ahora suele aparecer”, opinó Rivero. “Ya advirtió que seguirá reflexionando, lo que equivale a que cada decisión que vaya a tomarse en el país pasará por su veredicto y aprobación”.

La revolución donde no hay leche, pero en la que sobra el whisky

•February 17, 2008 • Leave a Comment

d24leche.jpg

Ana Julia Jatar destaca, en su columna de hoy en “El Nacional”, que en Venezuela convive una economía al estilo soviético, que ha provocado la desaparición de la leche, con otra muy distinta, la del whisky, por ejemplo. En esta última hay una gran disponibilidad, variedad, ofertas y calidades de todo tipo.

Esta es su columna:

Ni las peores amenazas al “imperio” por parte del presidente Chávez han logrado capturar la atención de la prensa mundial como lo han hecho las interminables colas de venezolanos a la espera de un litro de leche. No se entiende cómo en Venezuela, un país bañado en petrodólares –que su presidente regala a diestra y siniestra– donde compiten todas las marcas de whisky de 18 años, los productos de la cesta básica brillen por su ausencia.

Con razón nos comparan con Rusia, pero no la de Putin, sino la de Brezhnev.

Hasta en los chistes nos parecemos al socialismo del siglo pasado. Por ejemplo, dice el chiste soviético que el camarada Brezhnev le anunció al pueblo ruso que la meta de la revolución era entregarle un carro y un avión a cada ruso

.Asombrado, otro camarada le responde que si bien lo del carro es comprensible lo del avión le parece exagerado…

Brezhnev lo interrumpe inmediatamente y le dice: “Nada de exageraciones, dígame entonces, ¿cómo va a hacer la gente de Moscú si aparece leche en Volvogrado?”. Quizás por ahí van los tiros, y sin llegar al extremo de un avión per cápita como meta de la revolución bolivariana, quizás lo que le conviene al presidente Chávez –para aumentar su deteriorada popularidad– es anunciar la misión Conviasa: viajes gratis a cualquier parte del territorio nacional donde aparezca leche…

Este chiste nos permite entender que compartimos con los países socialistas del siglo pasado el típico problema de escasez estructural que los llevó al fracaso. El error que cometieron los rusos –con las mejores intenciones– y que hoy copia Venezuela, fue el de interponer al Estado entre productores y consumidores con el supuesto objetivo de “proteger” a estos últimos. Lo que ignora esta concepción de protección al consumidor es que la relación del productor con el consumidor es muy compleja y no se limita a establecer un precio “razonable”.

Muy por el contrario, es una relación basada en el diseño de variedades, calidades, puntos de venta, empaques, ofertas y toda esa mezcla que atributos que ningún burócrata es capaz de adivinar desde su escritorio. Lo importante es poner a las empresas a pelear entre ellas para así darle el poder al consumidor. Cuando se mete el Estado en el medio, se elimina la soberanía del consumidor. Los productores dejan de competir entre sí, baja la calidad, no hay estímulos para sacar nuevos productos y por último el fabricante es el que manda pues el consumidor esta dispuesto a comprar como sea y lo que sea.

En el caso de la Unión Soviética las empresas eran todas del Estado, en nuestro caso, no lo son –por ahora– pero los resultados son los mismos. Las empresas privadas que producen la cesta básica a precios controlados se encuentran en un mercado de vendedores con pocas ganas de vender y ningún incentivo para mejorar la calidad.

Hasta el mismo Chávez, cual Gosplan (ente planificador de la URSS) ambulante, regaña a las empresas lecheras por producir quesos blancos y yogurt en vez de leche.

En Venezuela convive una economía al estilo soviético, con otra muy distinta, la del whisky, por ejemplo. En esta última hay una gran disponibilidad, variedad, ofertas y calidades de todo tipo. Quizás sea esto lo que llaman el socialismo del siglo XXI. Pero implica hacerles más daño a los pobres –quienes compran la cesta básica– que a los más pudientes.Y este problema no se va a resolver estatizando Polar y los grandes distribuidores, o prohibiendo la importación de whisky.La leche y el whisky
por Ana Julia Jatar
El Nacional

 

El contraataque del Imperio y un Chávez que puede terminar viajando en burro

•February 17, 2008 • Leave a Comment

bush19.jpg

Para Manuel Malaver, con la demanda de Exxon a PDVSA, “el imperio contraataca y Chávez llora y Bush ríe”, porque Bush se preparó para la guerra y Chávez no, porque Bush está en capacidad de renunciar al petróleo venezolano y Chávez no puede renunciar al mercado petrolero norteamericano. Lo dice en su columna de mañana en “La Razón“.Esta es su columna:

Que el gobierno de George Bush decidió decirle “adiós” al chantaje chavista de cortarle el suministro de millón y medio de barriles diarios de crudo que exporta PDVSA a los Estados Unidos quedó demostrado, tanto en el tono burlón conque se refirió el portavoz de la Casa Blanca, Sean McCormack, a la amenaza de Chávez de “no enviar una gota más de petróleo a USA en caso de que Exxon haga efectivo el embargo de 12 mil millones de dólares en activos de PDVSA en el exterior”, como en el respaldo agresivo, expedito y tajante que ofreció el Departamento de Estado a la transnacional petrolera en su querella contra el estado venezolano.Giro de 180 grados en la política de “apaciguamiento” empleado por las administraciones de Clinton y Bush frente a las agresiones que el comandante-presidente inició al otro día de asumir su mandato, y que con sobrada razón se atribuía al poder que ostentaba el hijo de Sabaneta de cerrar el bombeo de crudo que nutría hasta 27 mil bombas de gasolina venezolanas en el país del béisbol y el jazz.O sea, que “el líder máximo de la revolución continental y mundial” podía optar por llevar a la economía más poderosa del mundo a una semi parálisis, que aunque no pasara de tres o cuatro meses, era suficiente para sembrar el pánico y el caos en un país célebre por sus terrores puritanos, pálpitos milenaristas y ansiedades apocalípticas.

Sobre todo en circunstancias de que, deslizándose la economía mundial desde comienzos del 2003 por una aguda crisis de energía que empezó a volatizar los precios hasta los 100 dólares por barril que conocimos en diciembre y enero pasados, había que andarse con cuidado con este “Rey del Petróleo” revolucionario, antiimperialista y socialista siglo XXI que amenazaba, “si no lo comprendían”, con disparar los precios hasta más allá de los 200 dólares por barril.Y fue así como la comunidad internacional presenció durante los 5 años que van del 2003 al 2008, un fenómeno histórico apenas comparable al que significó la emergencia del imperio Otomano cuando se vio en condiciones de desafiar a los reinos cristianos de oriente y occidente al final de la Edad Media tardía, como fue la aparición en Venezuela, Irán y Rusia de gobiernos que empezaron a comportarse como petrodictaduras, en razón de que, teniendo una producción importante y reservas inmensas de crudos, podían imponerle su ley a países que, dada su dependencia energética, tenían que calársela, u optar por alumbrarse con fogatas.Los venezolanos conocen muy bien esta historia como para ser recontada, ya que ilegalidad, arbitrariedad, autoritarismo, colectivismo, mesianismo y voluntarismo para imponerles un sistema político y económico resucitado de los escombros del muro de Berlín y el colapso de la Unión Soviética, concluyeron en una destrucción sistemática, tanto de los valores de la democracia, como de la infraestructura física con que el país contaba para salir de la crisis e ingresar al siglo XXI.Pero igualmente los presidentes de los gobiernos de América y Europa, reacios aceptar los dictados de la petropolítica y las amenazas de los petrodictadores de hundir a las democracias occidentales en un nuevo holocausto, si eran perturbados en su empeño de barrer con la democracia, la libertad y el estado de derecho en sus propios países.Y primero que ninguno, el presidente de los Estados Unidos, George Bush, forzado en razón de su dependencia del millón y medio de barriles diarios de crudo que envía PDVSA a USA, a mostrarse impasible, distante e ignorante de los insultos que el dueño de la estatal petrolera le enviaba un día sí y otro también. Borracho, genocida, asesino de ancianos y de niños, jefe del terrorismo internacional, imperialista del signo de Leopoldo I de Suecia, dictador de la estirpe de Hitler y Franco y émulo del diablo y demás congéneres, eran algunos de los “argumentos” en la guerra de Chávez contra Bush y que el todopoderoso presidente del país más poderoso de la tierra, tenía que tragarse sin chistar.¿Qué pasó entonces para que tan pronto salió Chávez con la amenaza de cortar los suministros a USA, Sean McCormak, el portavoz de la Casa Blanca se adelantara a declarar, que él “ya había oído eso”, y que un día después dijera “para los que quisieran oír”, que el gobierno de Bush apoyaba en todo a Exxon en su querella legal contra el gobierno del teniente coronel?¿Qué pasó para que de inmediato la Secretaria de Estado, Condoleeza Rice, le propusiera al Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, iniciar “una investigación para determinar si en las transacciones comerciales Venezuela-Irán se violaban leyes estadounidenses sobre sanciones al país del Medio Oriente”, y un grupo de senadores republicanos asomara la iniciativa de declarar terrorista al gobierno chavista en caso de confirmarse su alianza con grupos terroristas de América y otros continentes? Pues nada, sino que mientras Chávez hacía la revolución, armaba la alianza antiimperialista, construía el modelo de desarrollo endógeno, predicaba por el mundo la buena nueva de la revolución y el socialismo, y se mostraba como un caudillo tercermundista malcriado, pero generoso, el gobierno de Bush trabajaba y lograba el objetivo de conseguirle sustituto al millón y medio de barriles diario que envía PDVSA a USA.Aportes que ya se sabe irán por el lado de la producción petrolera canadiense y mexicana, que repuestas de malos momentos como el huracán Katrina y la excesiva demanda de China e India, pueden ahora tenderle la mano a un socio comercial como Estados Unidos que no logró, con todo su poder, callarle la boca al titán tropical y caribeño.Pero es que, además, Chávez y otros caudillos de la petropolítica como Ahmadinejad y Putin, le hicieron un favorcito adicional a Bush -y al resto de los jefes de gobierno de las democracias de occidente-, como es convencer a sus electorados de invertir en los biocombustibles, de proveerse de la materia prima y la tecnología necesarias para comenzar a poner fin a la excesiva dependencia de los combustible fósiles que, aparte de escasos, son contaminantes.Chávez, por el contrario, convirtió a la economía venezolana en agónicamente dependiente del petróleo y gastó los recursos que providencialmente le cayeron del cielo, menos en diversificar la economía para que Venezuela dejara de ser un país monoproductor, y más para que el gobierno y la sociedad venezolanos resultaran cautivos de las incidencias no controlables de los mercados internacionales del crudo.Pero lo peor es que destruyó a PDVSA, la convirtió en una empresa con una producción en merma acelerada, sin inversiones para recuperar pozos y equipos perdidos, con un endeudamiento que pasan los 15 mil millones, con el personal calificado exilado o en trance de exilarse, y una nómina de 120 mil trabajadores que son en más de la mitad activistas del partido de gobierno y la revolución y cobran sueldos astronómicos.Para colmo, con más de la mitad de su producción dirigida a un solo mercado, que es el de los Estados Unidos de Norteamérica, y que en términos de la situación económica internacional es difícil, sino imposible sustituir, pues el otro país del mundo con un volumen de demanda parecida es China y está a 15 mil kilómetros de distancia del puerto venezolano más cercano.A este respecto hay un detalle a recordar: hace 5 años cuando Chávez anunció que su guerra con Bush y el establecimiento gringo era larga y difícil, habló de diversificar los mercados, y de que el socio indicado para sustituir a los gringos era China, por lo que de inmediato empezaba conversaciones con el gobierno de Álvaro Uribe para que de conjunto construyeran un oleoducto de Maracaibo a un puerto colombiano en el Pacífico para hacer viables las exportaciones de crudo a Asia.Pero cuán en serio hablaba Chávez, puede notarse en lo dañado que están sus relaciones con el gobierno de Uribe y lo lejos que está el oleoducto y desde luego, China.Pero hay otro elemento que no conviene olvidar: el 90 por ciento de la producción petrolera venezolana es de crudos pesados y semipesados, que requiere de inversiones gigantescas en los cambios de patrones de refinación que los chinos no están en capacidad de acometer y que ya PDVSA resolvió en los mercados gringos durante un siglo de buenas relaciones con los gobiernos de Estados Unidos.De modo que con la demanda de Exxon a PDVSA, “El imperio contraataca y Chávez llora y Bush ríe”, porque Bush se preparó para la guerra y Chávez no, porque Bush está en capacidad de renunciar al petróleo venezolano y Chávez no puede renunciar al mercado petrolero norteamericano.A menos que Chávez decida viajar en burro y no en el Air Bush, de alumbrar Miraflores con velas y no con luz eléctrica, de andar acosado por dos millones de empleados públicos que no cobrarán sus sueldos y de amas de casa que no encuentran comida, de militares con equipos sin repuestos, y millones de vehículos comprados en los últimos años con los petrodólares de la revolución se arruinen en el polvo, el viento y el mocho.Y ya sabemos cuanto aman los revolucionarios y socialistas siglo XXI el lujo, la buena mesa, la velocidad, el whisky 18 años, el Vega Sicilia, los Ferrari, las Hummer, los Audi, los Mercedes y los BMW.Ya sabemos cuan dependiente es Chávez del amor de Fidel, Raúl, Daniel, Rafael, Evo, Cristina, Néstor y Lula que dejara de existir en cuando falten los cobres y se cumpla aquello de “que amor con hambre no dura”.O sea, un dilema entre la agonía y la muerte. El imperio contraataca, o Chávez llora y Bush ríe
Manuel Malaver
La Razón

 

Reportajes de la Prensa Grafica de El Salvador

•February 7, 2008 • Leave a Comment

El periódico salvadoreño “La Prensa Gráfica” reventó ayer el escándalo de los tratos petroleros entre el Gobierno de Venezuela y el FMLN. Un primo de Hugo Chávez viajó al país centroamericano para negociar apoyo político y financiero al grupo político de izquierda. Las reacciones no se han hecho esperar: el presidente de El Salvador Toni Saca ha anunciado una investigación. Pese a ello no tiene planeado ningún tipo de conflicto diplomático con VenezuelaPulsar las imagenes para leer

1013_sal1.jpg1013_sal2.jpg1013_sal3.jpg1013_sal4.jpg

El segundo reportaje puede ser leido aqui:  http://doc.noticias24.com/0610/sal.php